Luces en la noche


Fanales, candiles, farolitos.
Un viejo sol de noche y una caña, a la pesca
de lo que vendrá
junto con la pesca: sonidos del futuro
grillos de la noche junto al lago.

Juego bajo el agua, reflejo
del agua del deseo:
niños-custodios, limpios
de toda cobardía.

El artista encuentra su herramienta.
Como un traductor, extrae
luces de la noche.
Traza la piel curtida
a la navaja, aparecida
como luz desde la trama perfecta
del dibujo.
Traduce eso que vemos
de lo que no vemos.

Dos nadan en la selva
de un limonero
es un mundo alicia
en el país del agua
un mundo donde hay fuego
bajo el agua
perras en la cabeza y
una aldea acuática
custodiada sólo por niños
niños solos y desnudos y
armados con un palo
o un vuelo:
decidida caída hacia el futuro
donde hemos dejado
de ser niños.

Caen,
la mujer y los niños
caen desde lo negro, a veces
a lo negro
con frente de tormenta.

Es el tiempo de ternura y
la ternura es furia
contenida.
Contenido campo
seca carne de res.

¿Volar es nadar?
¿Nada es nadar?
¿Nadar es volar?

Igualmente somos tantos
para una barca
somos todos y nuestras sombras
somos nuestros niños
solos y desnudos
armados
con un palo.

Niños que cuidan lo ganado.
Tienen todo que perder, tienen todo
el pasado por delante.

¿De dónde caen los que parten?
¿Dónde parten los que caen?



“Luces en la noche”, catalogo muestra
“Fuego bajo el agua, apuntes sobre las contradicciones”,
Museo Municipal de Bellas Dr. Genaro Perez,
2015-2016, Córdoba.